Cómo Evitar Fraudes y Engaños


Es posible que hayas escuchado de una oferta o servicio que parecía muy increíble pero la oferta era nada más para engañarte y al final te costó mucho más.


Desafortunadamente, esos fraudes ocurren frecuentemente en la comunidad migrante porque extranjeros la ven como vulnerable por no entender muy bien el inglés y los sistemas del país. Es importante que la comunidad sepa cómo identificar e evitar esos tipos de fraude porque pueden costar mucho dinero y otros problemas.

Hay tres formas principales del fraude: por internet, por teléfono y en persona.


Por internet: Si estás usando tu móvil o computadora, puedes encontrar vínculos para deshacerte de un virus, ofertas para probar un producto sin pagar, una solicitud por las redes sociales de alguien a quien no conoces, o un pedido de dinero o información personal.


No hagas clic en vínculos que ofrecen una limpieza de los aparatos electrónicos o probar un productos sin pagar, porque pueden costar dinero, instalar un virus en tu máquina y, sin duda, no harán lo que han prometido. Si alguien a quien no conoces te contacta por internet y te lo pide dinero, información o apoyo, probablemente están tratando de robar tu dinero. Hay que tener mucho cuidado con las ofertas que encuentra por el internet porque pueden dañar el equipo y la cartera.

Por teléfono: A veces, se puede recibir llamadas de compañías que ofrecen un servicio y, luego, piden tu información financiera. El servicio puede ser probar un producto sin costo alguno o una compañía que promete bajar el costo de la electricidad o gas. Siempre es mejor hablar con la compañía con quien tienes el servicio para averiguar bien si la oferta es válida.


Otro fraude común es cuando una persona finge trabajar en el banco y te dice que ha habido un error o incidente con tu tarjeta o cuenta. Entonces, te pide la información de tu tarjeta. ¡Tú banco auténtico nunca va a pedirte el número de tu tarjeta o de tu PIN! Si alguien te pide el número de la tarjeta o PIN por teléfono, cuelga el teléfono. Después, podrías llamar a tu banco para ver si hay un problema con tu cuenta. La cosa importante es que nunca debes dar información sobre tu tarjeta ni tu cuenta por teléfono.

En persona: Este tipo de fraude es más difícil resistir porque las personas tratan de intimidar a la gente. Ellos van a los campos para solicitar dinero. Ellos solicitan dinero por servicios o exigen que les muestres la cuenta de electricidad o gas. Después, ofrecen que su compañía puede bajar el costo de este servicio para ti. En realidad, la compañía no mantiene este costo bajo-- pocos meses después, duplica o triplica el costo y te deja con una cuenta que no puedes pagar.


Si alguien desconocido va a tu hogar y dice que puede bajar lo que pagas por la electricidad o gas u otro servicio de la casa, ¡es un fraude! Cuando encuentras esta situación, puedes pedir a esas personas que salgan inmediatamente de tu casa y por ley tienen que irse. Frecuentemente ellos son agresivos y convincentes y no quieren salir, pero debes pedirles que salgan hasta que lo hagan o llamar a la policía a reportarles.


Si piensas que una compañía se ha aprovechado de ti o ha robado tu dinero e información del banco, puedes llamar al banco para preguntar si han habido transacciones sospechosas en la cuenta. Tan pronto como pienses que has sido una víctima del fraude o que alguien tiene tu información financiera, llama al banco y avísales que algo malo ha ocurrido.


Ellos pueden arreglar la situación y cambiar la información de la cuenta para que nadie mas que tu pueda acceder a los ahorros. Si una compañía de la electricidad o gas se está aprovechando de ti, puedes exigir por teléfono que termine el contrato. También, puedes llamar a CATA para solicitar nuestro apoyo, 856-881-2507.



33 views3 comments